Acceso Usuarios
Regístrate Gratis
SuperContable
Inicio Documentos Comentarios
Despido versus Desistimiento en la Relación Laboral de Empleados de Hogar

En este Comentario vamos a analizar las diferencias entre dos figuras jurídicas, el despido y el desistimiento, que generan ciertas dudas en el marco de la relación laboral de empleados del hogar familiar.

Como nuestros usuarios saben a finales del pasado año 2011 se aprobó el Real Decreto 1620/2011, de 14 de Noviembre, por el que se regula la relación laboral de carácter especial del servicio del hogar familiar, y que deroga la anterior regulación, que había quedado obsoleta; pues databa de 1985.

Y como es lógico, el régimen jurídico de la extinción de esta relación laboral también se modifica y, en aras a la equiparación con las relaciones laborales regidas por el Estatuto de los Trabajadores en todo aquello que sea posible, el RD 1620/2011 señala que será de aplicación el artículo 49 del Estatuto de los Trabajadores, salvo los supuestos de fuerza mayor, despido colectivo y causas objetivas legalmente procedentes; y con excepción de lo que este Real Decreto establece expresamente en relación con el despido disciplinario y con el desistimiento.

Por lo que al desistimiento se refiere, podemos señalar que, al ser la de empleados de hogar una relación basada en la más absoluta confianza entre empleador y empleado, se contempla la posibilidad de que se pueda, por una de las dos partes, desistir de esa relación laboral.

En cuanto a este desistimiento, y con respecto a la normativa anterior, se incluyen dos modificaciones que mejoran la regulación, en un sentido más protector y garantista de los derechos del trabajador.

Por una parte, se exige la comunicación por escrito de la decisión del empleador de desistir de la relación laboral, con manifestación clara e inequívoca de que la causa de la extinción del contrato es el desistimiento y no otra; en segundo lugar, se incrementa la indemnización en este supuesto, pasando de siete a doce días por año de servicio, con el límite de seis mensualidades.

Pero hay que tener en cuenta que la cuantía de la indemnización de doce días se aplica únicamente a los contratos celebrados a partir del 1 de Enero de 2012, es decir, a los contratos nuevos.

Decimos esto porque son frecuentes las dudas al respecto de cuál es la indemnización a abonar a un trabajador o trabajadora, si el desistimiento se produce tras la entrada en vigor del RD 1620/2011. En Este sentido, la Disposición Transitoria Primera del RD 1620/2011, de 14 de noviembre, que regula la relación laboral especial del servicio del hogar familiar, es clara al señalar que “…la cuantía de la indemnización prevista a la finalización del contrato por desistimiento conforme al artículo 11.3, se aplicará a los contratos que se concierten a partir de la fecha de entrada en vigor de este real decreto”.

Por tanto, a los contratos celebrados con anterioridad al 1 de Enero de 2012, aunque el desistimiento se produzca ahora, se les seguirá aplicando la establecida en los Arts. 9.3 y 10.2 del RD 1424/1985, de 1 de Agosto, que señalaba, en concepto de indemnización legal por el desistimiento, una suma equivalente al salario de 7 días naturales por año de servicio, con el límite de seis mensualidades.

Además, y sobre el desistimiento, en el caso de que la prestación de servicios hubiera superado la duración de un año, el empleador deberá conceder un plazo de preaviso cuya duración, computada desde que se comunique al trabajador la decisión de extinción, habrá de ser, como mínimo, de veinte días. En los demás supuestos el preaviso será de siete días.

Durante el período de preaviso el empleado que preste servicios a jornada completa tendrá derecho, sin pérdida de su retribución, a una licencia de seis horas semanales con el fin de buscar nuevo empleo.

El empleador podrá sustituir el preaviso por una indemnización equivalente a los salarios de dicho período, que se abonarán íntegramente en metálico.

Y en cuanto al despido, en esta relación laboral queda limitado a la modalidad de despido disciplinario.

El despido disciplinario del trabajador se producirá, mediante notificación escrita, por las causas previstas en el Estatuto de los Trabajadores.

Ello no obstante, y para el caso de que la jurisdicción competente declare el despido improcedente, las indemnizaciones, que se abonarán íntegramente en metálico, serán equivalentes al salario correspondiente a veinte días naturales multiplicados por el número de años de servicio, con el límite de doce mensualidades.

Los supuestos de incumplimiento por el empleador de los requisitos previstos para formalizar el despido producirán el mismo efecto descrito en el párrafo anterior para los casos de despido improcedente.

También se establece en esta norma que el control de cumplimiento de la legislación laboral se realizará por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social y que corresponde a la jurisdicción social el conocimiento de los conflictos que surjan como consecuencia de la aplicación de la normativa reguladora de la relación laboral de carácter especial del servicio del hogar familiar.

Esperamos que con este Comentario hayan quedado resueltas algunas dudas respecto de la diferencia entre las modalidades de desistimiento y de despido en el marco de la relación laboral de empleados de hogar.

Departamento Jurídico y Laboral de Supercontable.com

LIBROS GRATUITOS

ContaSOL

FactuSOL

NominaSOL

Descárgalo con una semana
de soporte gratuito

Contables

Fiscales

Laborales

Cuentas anuales

Quiénes somos

Política protección de datos

Contacto

Email

Asociación española de consultores de empresa

AECA

logoRCR

Copyright RCR Proyectos de Software. Reservados todos los derechos.

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información